Pinus pinaster

Nombre Común: Pino

Nombre científico: Pinus pinaster

¿Sabías qué?

El Pino gallego, también conocido como pino bravo o del país, tiene una gran vinculación con Galicia, pues los estudios palinológicos identificaron su presencia en la comunidad desde hace por lo menos 4.000 años.

Descripción

El Pino gallego (Pinus pinaster) dado su buen crecimiento y adaptación al suelo de Galicia, fue la especie más utilizada. Es una especie arbórea de la familia de las pináceas que se extiende por España. El Pino es un árbol de mediano tamaño 20 a 35 metros, de 1,2 m de tronco, excepcionalmente alcanza hasta 1,8 m, con frecuencia enroscado en la base. Con una corteza rojo anaranjada, gruesa y profundamente agrietada sobre todo en la base. Su copa es irregular y abierta. Las acículas se encuentran en pares, son gruesas y largas, de 12 a 22 cm de largo, de azul verdoso a amarillo verdoso. Sus piñas son cónicas de 10 a 20 cm de largo y 4 a 6 cm de ancho cuando están cerradas. Verdes al principio para pasar a un marrón rojizo a los 24 meses, que abren, ensanchando hasta unos 8 o 12 cm de ancho. Y los piñones son de 8 a 10 mm con un ala de 20 a 25 mm que dispersa el viento.

Ecología

Es un pino ampliamente extendido por todo el atlántico del sur europeo, por España, Nueva Aquitania (Francia), Portugal, sur de Francia, Italia, Marruecos y algunas poblaciones de Argelia y Malta. En el interior de Galicia, en Lugo y Ourense, se combinó el pino del país con el pino silvestre (Pinus sylvestris).

Usos

Gracias al principio activo leucocianidol que posee propiedades es usado como antihemorrágico y vitamínico P, controlando la permeabilidad y aumentando la resistencia capilar. Los taninos son astringentes (antidiarréico, hemostático local, cicatrizante). La trementina y su esencia tienen una acción expectorante, antiséptico de vías respiratorias y urinarias (urinario) y, en uso tópico, es rubefaciente. Para afecciones respiratorias como la rinitis, sinusitis, laringitis, asma, afecciones urinarias. Varices, hemorroides, fragilidad capilar.

© Concello de Santiago
Ir al contenido