Bryophyta

Nombre Común: Musgo

Nombre científico: Bryophyta

¿Sabías qué?

Hay evidencias de que microfósiles de formas tubulares del Silúrico (hace unos 450 millones de años) son en realidad los restos degradados de caliptras de un musgo, cuando las plantas, eran de vida estrictamente acuática.

Descripción

Los musgos son moyas briófitas, y son plantas no vasculares. La poca presencia de hojas profundamente lobuladas o divididas en segmentos y la ausencia de hojas dispuestas en tres filas, son características distintivas de un musgo. Son abundantes y se les pueden observar en cualquier lugar, de tamaño pequeño, crecen sobre los techos de las casas, rocas, paredes, troncos de árboles, en muros y en el suelo, en lugares húmedos, ya que lo necesitan para su reproducción.

Ecología

Los musgos desempeñan un importante papel en los ecosistemas en que se encuentran, retienen la humedad del suelo y evitan su degradación, y además constituyen un importante refugio de pequeños invertebrados. La recolección indiscriminada de musgos resulta muy agresiva para el medio y provoca importantes daños en los ecosistemas.

Usos

Los musgos dan hogar y protección a muchos pequeños animales invertebrados: insectos, rotíferos, arácnidos, moluscos y anélidos. También pueden servir para material de construcción de nidos para aves y pequeños mamíferos, como por ejemplo para el colibrí o picaflor. Muchas especies poseen la habilidad de fijar nitrógeno atmosférico por medio de colonias de bacterias, así contribuyen en gran medida a la incorporación de este elemento en el ecosistema. También ayudan a la reforestación natural.

© Concello de Santiago
Ir al contenido