CARBALLEIRA DE SANTA SUSANA

Un alalá en el corazón de la Alameda

Líneas de bus urbano

Zona Norte (entrada Principal): Prácticamente todas las líneas urbanas de bus tienen parada o bien en la plaza de Galicia o en la calle Senra, a pocos metros de la entrada principal del parque.

Plaza de Galicia: L5, L6, L7, L13, L15, C5, C11, P3, P4, P6

Calle Senra: L1, L4, L8, L9, L12, P1, P2, P8.

Las líneas C4 y C2 nos dejan relativamente cerca de la zona oeste del parque. (zona Galeras, San Clemente)

+info: Tussa: Transporte urbano

Aparcamiento

Interparking. Plaza de Galicia, s/n, 15706. Aparcamiento de San Clemente. Avenida Rodrigo de Padrón s/n.

Parking a Catedral. Calle Galeras, 1.

El Campus Sur es un buen lugar para dejar el coche los fines de semana.

Coordenadas: 42°52′40″N 8°32′54″O

Google Maps

Accesos disponibles

Se recomienda la entrada Norte (Porta Faxeira) y Oeste (zona rúa do Pombal), ambas sin escaleras.

Orígenes

La historia de estos jardines comienza en 1789. La Revolución Francesa impulsa los gustos burgueses, que cambiarán para siempre las ciudades y sus jardines. Es entonces cuando las plantas ornamentales llegan a las clases bajas y las casas empiezan a adornarse con macetas y flores.

[showhide more_text=»Leer más» less_text=»Ocultar» type=»link1″]

En las ciudades, lo más parecido a un jardín público eran las hileras de árboles plantados a las puertas de las murallas defensivas: las alamedas. Una vez derribados los muros, se crea espacio nuevo, las alamedas se rebautizan a la francesa «salones o bulevares»  y los paseos de árboles se llenan de caminos secundarios, flores, adornos artificiales, y sobre todo, gente. Finalmente, a través de sus botánicos y arquitectos, Francia gana la partida y extiende su imperio por toda Europa, constituyéndose Les Champs Elysées como el paseo decimonónico por excelencia. A partir  de 1830, Santiago de Compostela ordena el espacio que dejan las murallas, plantando en sus márgenes árboles autóctonos, sobre todo distintas variedades de roble. Poco a poco el paseo se hace más confortable con flores, alumbrado y un palco de música, aunque Pérez Lugín en su famosa novela compostelana La Casa de la Troya nos cuente: “Aquella era una Compostela donde la compañía del gas estaba exenta de encender los faroles las noches que marcaba luna el calendario”. Se forman calles y paseos transitados por diferentes clases sociales, sirviendo los árboles como separación. Existía incluso un pequeño espacio reservado para las viudas de Compostela que hoy da nombre a uno de los paseos del parque.

La Carballeira

La parte más alta del Parque de la Alameda es un monte con un bosque de unos cientos de carballos y una iglesia de origen románico. Antiguamente se la denominaba Outeiro dos Poldros (“el alto o la colina de los potros”),  ya que en ella se criaban caballos. Sabemos que en ese mismo lugar, hoy con unos 270 metros por encima del nivel del mar, hubo un castro. A la espera de evidencias arqueológicas, la existencia del castro de Santa Susana es un hecho y está incluido en el BIC de la Ciudad Histórica. En términos botánicos la carballeira nace en 1546, cuando la nobleza cede el Outeiro a la ciudad para uso público y el consejo manda a los vecinos de Marrozos, Eixo y Arins, poblaciones contiguas a Santiago, traer un ejemplar de roble, álamo y fresno para repoblarlo. Con esta modesta reforestación, “beneficiosa para el mismo Consejo y los menesterosos de la ciudad, porque podían aprovecharse de las ramas caídas”, nace la Carballeira tal como la conocemos hoy en día. Una vez reordenado arquitectónicamente el espacio a su alrededor, Santa Susana se convertiría en feria de ganado hasta los años 70 del siglo XX, llenándose de puestos y atracciones a medida que su jardín, La Alameda, se adornaba con flores, estatuas y fuentes. [/showhide]

¿Qué ver?

La Alameda merece un recorrido pausado, durante el que ir descubriendo, ejemplar tras ejemplar y en contraste, toda la riqueza de su patrimonio botánico y cultural.

[showhide more_text=»Leer más» less_text=»Ocultar» type=»link2″]

Carballeira de Santa Susana

Los árboles de la Carballeira, con una media de edad de unos doscientos años, han sido desde siempre objeto de especial cuidado y protección, siendo el Carballo (Quercus robur) prácticamente la única variedad plantada.

Quercus robur L: Quercus es el nombre genérico latino que define cualquier roble. Robur significa rojo, aunque el adjetivo “robusto”, también de “robur”, resulta mucho más apropiado para definir este árbol grueso y muy resistente. La L. hace alusión a su clasificación por el botánico Linneo. El roble por excelencia, también llamado carballo o Roble albar, es habitante de tierras húmedas y puede llegar a vivir más de mil años.

Además de los carballos, encontramos algunos ejemplares más jóvenes de roble rojo, roble carrasqueño y roble negro camuflados entre la monumental masa de árboles, acompañados de ejemplares de arce blancohiedra y boj. La gran gran variedad de hongos y líquenes que crecen en los troncos de los árboles, completan la flora de la carballeira.

Los otros Carballos de la Alameda

En El Paseo de los Leones hay alineaciones de robles a los dos lados del camino de tierra. Forman un bonito rincón la estatua del escritor Valle-Inclán, un ejemplar de roble negro entre las hileras de roble común y la vista de la ciudad, sobresaliendo la fachada oeste de la catedral.

La Guardería de Santa Susana (1909), edificio modernista de Antonio Palacios. En su momento sala de fiestas y hoy escuela infantil. Los árboles de su entorno son un ejemplo del uso de carballos con propósito ornamental.

Jardines del Campo de la Estrella

El Campo de la Estrella incluye el Paseo central y el Estanque de Méndez Núñez y nos presenta ya algunos de los árboles más importantes del parque, además de una extensa colección de origen oriental: magnolios, acacias, arces, cerezos de distintas clases, cipreses, moreras, las pequeñas palmeras, plátanos de sombra, dracenas o sabinas chinas.

Esta zona concentra gran parte de la parafernalia modernista propia de la Alameda, inseparable de sus árboles: El quiosco de la música, los bancos de Sargadelos o el banco acústico, curioso ingenio sonoro de principios de siglo XX, En la foto, algunos de estos elementos rodeados de palmeras y tilos.

El Jardín de Camelias fue plantado con motivo de la Exposición Agrícola, Industrial y Artística de 1858 y está incluidos en la Ruta de la Camelia de Galicia.  Las camelias florecen en invierno, con una gama de colores  que va del blanco al rojo.

[/showhide]

Paseo de la Herradura: El jardín botánico de Compostela

Organizado en paseos y temas, la Herradura arranca y desemboca en el paseo central y rodea todo el parque. Posee un mirador en su extremo sur, que comunica con los jardines de la ciudad universitaria.

[showhide more_text=»Leer más» less_text=»Ocultar» type=»link3″]

Destaca el famoso “Árbol de los enamorados “, uno de los tres enormes ejemplares de Eucalipto, rodeado por un banco entre diversas variedades de cedros y abedules. Declarado árbol singular y monumental de Galicia, fue uno de los primeros ejemplares plantados en Europa, hace ya más de ciento veinte años.

Más adelante, en el Paseo das Letras Galegas y entre la estatua de Rosalía de Castro, ejemplares de palmeras o un bonito ginkgo, encontramos “La Perona”, abeto del Cáucaso (Abies nordmanniana), bautizado así en honor a la visita de Eva Duarte en el verano de 1947. (Catálogo galego de árbores senlleiras).

Seguimos el paseo entre cedros, laureles, ciruelos, palmeras, otros dos gigantescos eucaliptos y abetos. Es curioso encontrar algún ejemplar de abeto rojo, árbol de Navidad por excelencia, conviviendo en armonía con carballos, árbol sagrado de los druidas. El tramo final de La Herradura se encuentra enmarcado por la Iglesia barroca del Pilar y desemboca en el Paseo Central a través de unas escalinatas. Esta iglesia posee en uno de sus laterales una pequeña colección de árboles perennes.

Terminamos nuestro paseo donde comenzamos, en el Estanque de Méndez Núñez,  jardín modernista de 1833, adornado con árboles orientales, flores de temporada, fuentes, patos, y la estatua del célebre marino español Casto Méndez Núñez señalando a la ciudad de Compostela.

Son muchas las zonas, especies, monumentos o adornos que poseen estos antiguos jardines compostelanos. Os invitamos a visitarlos y descubrirlos por vosotros mismos.

[/showhide]

Guía de árboles de la Alameda

Fauna: Los pájaros de la Alameda.

Herrerillos, gabeador común, Pinzón, Canario, Gorriones, Reyezuelos listados, petirrojos, mirlos, palomas, cornejas o urracas son algunos de los pájaros que viven y se alimentan de los árboles del parque,  además de los patos y palomas del Estanque de Méndez Núñez.

El carballo es el hogar de muchos insectos, pequeños mamíferos y aves. Existen bastante ejemplares de árboles de flor grande, entre ellos los magnolios, especialmente atractivos para abejas y mariposas.

Por tanto, no vamos a encontrarnos especies exóticas ni animales grandes, tratándose de un parque urbano, pero sí un sinfín de pequeñas o medianas aves e insectos no menos interesantes para observadores y amantes de la naturaleza.

Alameda Herradura

¿Qué hacer?

El parque es ideal tanto para el paseo como para hacer excursiones con niños. Sentarse en un banco sin más y contemplar gente y naturaleza puede ser el mejor plan. Transitado, pero a la vez lo suficientemente amplio como para estar a nuestras anchas, en el parque conviven deportistas, estudiantes y paseantes de todas las edades.

Cafetería en la Alameda

[showhide more_text=»Leer más» less_text=»Ocultar» type=»link4″]

Es tan agradable en verano como atractivo en invierno, ya que posee una extensa colección de árboles de invierno.

Interesante para personas con aficiones artísticas, pintura o fotografía, y botánicas, por la variedad y riqueza de flores y árboles, las vistas sobre la ciudad y el patrimonio histórico.

Encontramos un pequeño parque infantil en la zona sur, bajo el mirador que da al paseo universitario.

Muy cerca,  hay una instalación de aparatos diseñados para el ejercicio cardiovascular de baja intensidad, basado en la idea china de la gimnasia suave al aire libre o los dynamic Garden europeos.

Es posible recorrerlo en bicicleta, y el Paseo de la Herradura, de casi un kilómetro de extensión, constituye un buen circuito para correr. http://www.runmap.net/es/route/1275017-alameda/

Incluida en el itinerario Verde del Concello de Santiago de Compostela, proyecto con el que se pretende crear un diálogo entre ciudad y naturaleza, la Alameda es el punto de inicio y fin de la llamada “línea Violeta”, catorce kilómetros que enlazan varios parques urbanos de la ciudad.

Fiestas y eventos.

  • La Ascensión: finales de mayo. Puestos con comida tradicional, “pulpeiras”, atracciones y espectáculos en la Carballeira de Santa Susana.
  • Apóstol: segunda quincena de Julio. El 24 de Julio es tradicional contemplar los fuegos del Apóstol desde el mirador del Paseo de la Herradura.

Salpicado de esculturas dedicadas a escritores gallegos, este parque es también un lugar emblemático en la historia de la reivindicación de la cultura y las letras gallegas. A finales de abril, principios de mayo acoge la Feria del Libro.

[/showhide]

Ir al contenido