CARBALLEIRA DE SAN LOURENZO

«La robleda silenciosa»

Líneas de bus urbano

Línea 8: Es la única que tiene parada en el parque.

Línea P1: Tiene parada en el barrio de O Carme de Abaixo, al lado de la carballeira.

Es aconsejable consultar los horarios de transporte urbano, pues sufre ligeras variaciones dependiendo de si los días son o no laborables.

+infoTussa: Transporte urbano

Aparcamiento

Hay un parking privado en las inmediaciones:Parking Catedral: C/ Galeras, 9-17.

Accesos disponibles

Caminando, en bicicleta.

El parque posee acceso para personas con diversidad funcional.

Hay tren turístico y servicio de taxi.

Coordenadas: 42.52435, -8.33248

Orígenes

Situada en el barrio que lleva su nombre, en la parroquia de San Fructuoso, la Carballeira de San Lourenzo posee la condición de Parque Patrimonial en el Registro de Bienes de Interés Cultural (BIC). Estos parques son zonas verdes objeto de especial protección por su patrimonio y el valor económico que generan. Antiguas propiedades privadas, guardan en su interior verdaderos tesoros artísticos y naturales.

San Lourenzo se compone de un robledal centenario, considerado formación arbórea singular de Galicia, alrededor de unas murallas tras las que encontramos un extenso jardín y el antiguo monasterio de San Lourenzo de Trasouto, protegido por la Unesco como parte de los bienes del Camino de Santiago.

[showhide more_text=»Leer más» less_text=»Ocultar» type=»link1″]

La Carballeira se encontraba antiguamente en una gran fraga propiedad de los condes de Altamira. La parte norte es hoy el parque de la Alameda y está separada de ella por los jardines del Campus Sur universitario. Mientras que la Alameda fue cedida a la ciudad para uso público, San Lourenzo pasó en usufructo a las llamadas “manos muertas” -en referencia al decreto que prohibía a la iglesia vender o reformar sus propiedades- en este caso, monjes franciscanos.

Tenemos noticias de la naturaleza privilegiada de este paraje a principios del siglo XIII, cuando el arzobispo de Zamora, Martín Arias, lo escoge como lugar de retiro, mandando construir un pequeño monasterio, origen de todo.

Durante los siglos posteriores, sufrirá diversas ampliaciones y cambio de manos hasta que con la desamortización del XIX y tras años de litigios, el monasterio vuelve a los herederos del conde y es transformado en pazo, (palacio o casa nobiliaria gallega), hoy explotado como complejo hostelero.

Desde sus orígenes, el robledal ha sido espacio de reuniones, fiestas y romerías. Por aquí anduvieron y andan los numerosos peregrinos que hacen la ruta del Camino de Santiago a Finisterre, pasando por Muxía. Este tramo parte de la plaza del Obradoiro y nos lleva en sus primeros pasos por la rúa das Hortas y Poza de Bar hasta llegar a la carballeira. Después, bordeando el muro del pazo, llegamos al viejo puente de piedra, entrada del paseo fluvial del río Sarela, y seguimos camino a Finisterre.

El parque forma parte de la ciudad histórica, pero se ubica en sus márgenes. Del sosiego de este antiguo bosque ya nos dio noticias Rosalía de Castro en 1880, a través de los versos de su poemario “Follas Novas”:

“Ó mirar cal de novo nos campos

iban a abrocha-las rosas

dixen: “¡En ónde, Dios mio,

iréi a esconderme agora !”

E pensei de San Lorenzo

na robreda silenciosa.”

La Carballeira, con su bosque, jardín y pazo, cuenta con una extensión de más de 40.000 metros cuadrados.

[/showhide]

¿Qué ver?

En la Carballeira de San Lourenzo encontramos un ecosistema fértil, típico de las zonas de suelo profundo y húmedo, que abundan en Galicia por su clima oceánico y hacen de ella una tierra verde y hermosa.

[showhide more_text=»Leer más» less_text=»Ocultar» type=»link2″]

En este entorno vale la pena perderse entre sus robles centenarios, protagonistas junto al boj de nuestro parque. El roble (en gallego “carballo”, Quercus robur) es el árbol sagrado en la cultura rural gallega, el árbol autóctono de la comunidad por excelencia. Las carballeiras fueron de vital importancia en el desarrollo económico del campo y fuente de recursos para los habitantes de la zona. La madera de estos árboles era muy apreciada en construcción, carpintería y ebanistería.

Acompañando a los robles aparecen otras especies botánicas autóctonas y, sobre todo, mucha flora silvestre. Destacan helechos, zarzas, celedonias , hiedra, arbustos y hongos de diferentes variedades, como el boletus.

En medio del robledal encontramos entre bancos de piedra una fuente de estilo romántico (1849) construida en granito, conocida como Fonte da Mixirica. En sus orígenes abastecía de agua a la vecindad y según los documentos fue causa de numerosos conflictos, pegada como estaba a las murallas del pazo y cercana a otras grandes propiedades con inclinación a desviar el cauce del agua mediante diversos procedimientos.

Muy cerca de ella, el crucero de piedra, sobre una plataforma cuadrangular de granito, nos indica que estamos en un lugar sagrado e históricamente relevante. Posee una cruz con las imágenes de Cristo crucificado y la Virgen de la Piedad en su reverso. Los cruceros son junto con los hórreos los monumentos populares más característicos de Galicia y el pazo de San Lourenzo de Trasouto cuenta con dos piezas.

Pazo de San Lourenzo de Trasouto

El pazo de San Lourenzo es hoy en día un gran complejo arquitectónico levantado alrededor de la pequeña capilla medieval. A lo largo del tiempo ha sido objeto de dos transformaciones importantes: En el siglo XIV se amplía para convertirse en monasterio, completándose en el XVIII con la construcción de la Capilla Mayor y la sacristía. En el siglo XIX inicia su conversión de edificio religioso a civil. El pazo fue declarado monumento histórico artístico y Bien de Interés Cultural en el año 1979.

Entre su extenso patrimonio deslumbra una espectacular escultura natural hecha de boj tallado que ocupa todo el claustro, solamente cruzado por dos pasillos abiertos entre los setos. Estos, trabajados en formas geométricas, representan motivos alegóricos: cruces, conchas de peregrinos o símbolos grecolatinos, entre otros. Considerada una joya de la jardinería geométrica gallega y del arte religioso, su plantación se remonta al siglo XVII.

Merece la pena visitar la capilla y la iglesia, que conserva restos románicos como el altar mayor y el pórtico de la entrada. El retablo renacentista italiano de mármol de carrara fue traído desde Sevilla en el siglo XIX, a cambio del retablo original. En esa época el contacto con la ciudad andaluza debió de ser frecuente ya que repartidos por el pazo podemos ver varias obras de arte de estilo sevillano, como el artesonado de azulejos que decora el Salón de los Tapices, llamado así por contener, además, una valiosa colección de piezas flamencas del siglo XVII.

Alrededor del pazo, los amplios jardines están divididos en varias zonas de diferentes estilos: el jardín en terrazas, un jardín paisajista, la huerta y el bosque. Muy frondosos y cuidados, en ellos encontramos camelias, naranjos, azaleas, magnolias, hayas, hortensias, dalias, gardenias, naranjos, tilos, cornejos, así hasta sobrepasar el centenar de especies.

Saliendo del jardín y de sus muros, al lado del robledal, nos adentramos en el barrio de “Carme de Abaixo”. Recomendamos acercarse hasta el antiguo molino, edificación también inseparable del paisaje gallego.

Fauna

Todo un universo de pequeños animales habita la Carballeira y sus jardines: Ciervos voladores, ardillas, hormigas, caracoles, lombrices, gusanos, saltamontes, grillos, mariposas y especies de pájaros como gorriones, estorninos, mirlos, cuervos pegas, búhos o lechuzas….

También veremos pequeños reptiles y anfibios: escánceres, lagartijas, sapos o salamandras, pudiendo llegar a encontrarnos, aunque es raro, alguna víbora.

Una de las especies autóctonas de estas regiones es la víbora cantábrica (Vipera Seoanei), también conocida como la “víbora de Seoane” y que debe su nombre al catedrático ferrolano Víctor López Seoane. Se le dio el rango de especie en 1976.

La Carballeira de San Lourenzo se puede visitar sin restricciones, en cambio el acceso al pazo está regulado con horarios.

[/showhide]

¿Qué hacer?

Pazo de San Lourenzo de Trasouto. Horarios de visita, teléfono y + info.La Carballeira propiamente dicha, es un espacio público plenamente integrado en la ciudad, con todas las comodidades de una zona urbana: bancos, zonas verdes con césped y sombra y un entorno muy agradable. Tiene una zona infantil con columpios. Además, se puede visitar fácilmente a pie el barrio con sus casas de arquitectura local y desde allí moverse a otros puntos de la ciudad: el parque de Galeras, en donde podremos disfrutar de una hermosa ruta a orillas del río Sarela, las zonas verdes del Campus Sur, la Alameda o la Catedral.

En la actualidad el pazo es un complejo hostelero que, además, organiza toda clase de actividades sociales y festivas y ha sido, por ejemplo, escenario natural de muchas películas, además de acoger desfiles de moda, entre otros eventos.

En el barrio hay un centro cívico de uso comunitario, dedicado a actividades culturales y de ocio, tanto temporales como permanentes.

Recomendamos la visita al contiguo barrio del Carme de Abaixo, donde encontraremos el antiguo convento de las hermanas Oblatas, hoy Palacio del Carmen, reconvertido en complejo hostelero. Al lado del puente do Carme de Abaixo, hay una capilla barroca de aires más bien rurales, también llamada do Carmen.

Muy cerca, en el Campus Sur, tenemos a nuestra disposición las instalaciones deportivas de la Universidad de Santiago de Compostela, como el estadio de atletismo o la piscina, aparte de contar con amplias zonas verdes y una entrada al parque de la Alameda.

Parque incluido en la ruta violeta del llamado “Itinerario Verde”. Esta ruta traza un recorrido circular de catorce kilómetros enlazando los siguientes espacios verdes: Alameda, Parque de Galeras, Parque da Música, Ponte Mantible, parque de San Domingos de Bonaval, Belvís, Eugenio Granell y Banquete de Conxo. Wikiloc.

El parque está rodeado de tiendas de alimentación, calzado, hostales, bares y restaurantes en donde degustar vinos y comida tradicional gallega.

Se puede caminar, hacer senderismo, deporte, andar en bicicleta, jugar al aire libre o simplemente sentarnos a descansar a la sombra de los carballos y disfrutar de la paz que nos brinda la “robreda silenciosa”.

Ir al contenido