Corylus avellana

Nombre Común: Avellano

Nombre científico: Corylus avellana

¿Sabías qué?

Existen pruebas documentales del cultivo del avellano desde el S. IV a.C. y restos fósiles que demuestran el consumo de su fruto por el ser humano ya en el Mesollítico y el Neolítico.

Descripción

Árbol de hoja caduca con una altura que va de los tres a los ocho metros aunque normalmente no supera los cinco, de copa irregular y ramas que nacen ya desde el tronco, hojas de bordes serrados y redondeadas y con una corteza estriada color marrón pálido o grisáceo. La floración se produce en la primavera antes del nacimiento de las hojas. La flor masculina es de pétalos amarillos y la femenina es una yema de la que brotan los etilos que son de un rojo intenso.

Ecología

Su ámbito de distribución de forma natural va desde el norte de Asia hasta el Norte de África. Favorece su presencia la existencia de un nivel mínimo de humedad que favorezca la fructificación y desarrollo de su fruto. Es, de hecho, muy sensible a la sequía.

Usos

Como se ha dicho anteriormente, el consumo de su fruto, la avellana, ha sido parte de la dieta humana desde hace miles de años. De un alto valor energético, se comen crudas o tostadas, se emplean en la elaboración de harina, horchata, turrones y dulces...

© Concello de Santiago
Ir al contenido